Utrera de Álvarez Quintero, de Bernarda y Fernanda, de Bambino y los Montoya, del toro bravo, Utrera salesiana y de Santa María de la Mesa, de Rodrigo Caro y de la Cuadra, Utrera del barquito consolador de una madre, Utrera de Santa Ángela.

Tres décadas de recuerdos, de aquella primera mañana de morado viernes santo tras el Señor de San Bartolomé. Recuerdos de una formación joven e inocente, con mucho camino y sentimientos que recorrer y vivir. Tres décadas después Señor, ese camino vuelve a llevar a esa formación hacia ti y haces renacer, aquellos sentimientos, hoy en gente adulta y madura.

Jesús de las Veredas, Dios y Padre de la Utrera nazarena.

¡En el camino de la Gloria!

Miguel Angel Martin Rodriguez

Author Miguel Angel Martin Rodriguez

More posts by Miguel Angel Martin Rodriguez